viernes, 1 de julio de 2011

Problemas de prejuicio y el exhibicionismo.

En los días anteriores uno de mis contactos en facebook escribio acerca de lo orgullosa que se siente de ser bruja y usar su pentáculo abiertamente, sobre que no hay nada que esconder y si nadie le dice nada a los católicos por usar una cruz entonces nosotros tampoco deberíamos escondernos y que no debería de darnos pena o vergüenza el que la gente se entere de "lo que somos"... Bueno no fueron las palabras exactas pero si la idea.

Estoy de acuerdo en que usar un pentáculo no tiene nada de malo, como paganos y seres humanos estamos en nuestro total derecho; pero también creo que muchas personas a veces confunden lo que es "ser orgulloso de ser uno mismo" con un exhibicionismo y un "mirenme mirenme soy bruja", algo que esta más relacionado con un Fluffy Bunnie o un wanna be.

Cuando yo aún estudiaba y estaba en la escuela no importaba si llevaba mi pentáculo en el cuello todos los días, podía vestime como se me diera la gana y usar aretes de murciélago y arañas si quería. Los maestros siempre se abstienen de comentarios religiosos (o al menos la mayoría de las veces, a menos que el tema de la clase lo amerite o estes en una escuela en el que te enseñen también religión) y generalmente entre alumnos no te importa lo que haga el de al lado (o al menos asi fue mi generación); asi que realmente no me tocó tener algún problema serio con alguien o que se acercara a preguntarme sobre mis creencias religiosas.

Lo cierto es que estemos donde estemos siempre podremos estar expuestos al prejuicio. Este puede definirse como “un juicio u opinión preconcebido, una opinión adversa o forma aprendida sin bases o con conocimiento previo, una actitud irracional u hostil dirigida en contra un individuo, un grupo, una raza o sus supuestas características”

“Irracional” es realmente la palabra clave, ya que esta basado en la ignorancia, miedo y odio. Generalmente es por miedo a lo diferente, inseguridad o por que esta "nueva realidad" atenta contra su sistema.

Deborah Blake, en su libro “The Goddess is in the Details” menciona que si uno decide vivir abiertamente como pagano (o cualquier otro atributo que se interponga al regimen establecido en la sociedad) tarde o temprano tendremos que enfrentarnos al prejucio. Sin embargo el cuanto estemos expuestos al prejuicio dependerá del lugar donde vivamos, el que tan abiertamente seamos y sobre los personas con quien socializamos. No es lo mismo llevar un pentáculo discreto al cuello en lugar de uno sumamente llamativo.

Salvo ciertas excepciones, uno no puede controlar que tanto prejuicio enfrentaremos en nuestra vida diaria, sin embargo siempre podemos tener un perfil bajo si vivimos en un área o con una familia sumamente conservadora y religiosa, por ejemplo. O tal vez podamos ser muy abiertos respecto a quienes somos en nuestra vida social pero tal vez esto no sea posible en el trabajo.

En mi caso ahora que ya no estudio y tengo que ir a la oficina todo es distinto, en el caso de los pentáculos es raro llevarlos al trabajo y no es por "pena o vergüenza", simplemente creo que a veces hay que saber adaptarse y aprender que todo tiene un lugar y una razón. Son contadas las veces que llevo el pentáculo al trabajo, (generalmente solo los uso cuando un sabbat cae entre semana). En su lugar han sido sustituidos por mis dijes de triquetas, trisqueles, nudos celtas, lunas, soles, ruedas del año, cuarzos y otros similares que suelen ser menos llamativos para el uso del diario.

Deborah Blake, también menciona que el prejucio tiene dos fuentes: el odio y la ignorancia. Ella menciona que de ambas la ignorancia es probablemente la mas “facil” de enfrentar, ya que se puede informar y enseñar a esta persona;si es de mente abierta ese prejuicio puede ser convertido en tolerancia y en el mejor de los casos en una aceptación.Menciona que cada oportunidad que tomamos de re-educar a una persona que nos entiende o tiene un prejuicio contra nosotros beneficia a toda la comunidad pagana.

En el caso del prejucio que tiene su fundamento en el odio, generalmente este va acompañado del miedo y ambos son más dificiles de lidiar y poco podemos hacer al respecto. Este tipo de personas tiene la mente más cerrada, no aceptan explicaciones y como lo mencionaba antes sulen ser las que se sienten amenzadas e incluso ofendidas frente al nuevo sistema. En pocas palabras sulen ser el tipo de personas con quienes no vale la pena discutir.


RESUMIENDO

Creo yo, que el traer siempre un pentáculo enorme a la vista no te hace más wiccano/pagano/brujo y que la religión (y básicamente cualquier cosa que pueda ser juzgada por un prejuicio) es algo muy personal y no hay necesidad de provarle nada a nadie. OJO tampoco digo que siempre hay que escondernos o no ser uno mismo, sino que se trata de buscar un equilibrio, ser un poco prácticos y evitarnos el prejuicio, peleas y comentarios de los demás si asi queremos hacerlo.

De la misma manera hay que ser conscientes que si usamos un pentáculo, algo que llame mucho la atención o simplemente algo diferente a la "normalidad" (como cuando uso mis botas estilo gótico) es obvio que más gente se nos quede mirando y eres más susceptible a que alguien te diga algo al respecto. Puede que nos valga madres y no hagamos caso, lo cual muchas veces es lo más recomendable o tal vez nos haga sentir incomodos, pero debemos ser conscientes de ello para al rato no quejarnos de lo que nos dice la gente o acernos las victimas siempre.


Nos leemos ;)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...